miércoles, 4 de enero de 2012

23

Hola lectores/as! Bueno, a los pocos que quedarán después de estar 2, sí, 2 meses sin subir capítulo. Y no, no es que sea un capítulo excelente y por eso haya tardado tanto, simplemente es que no he tenido tiempo. Entre las clases, los deberes, los exámenes, etc. Y bueno, lo siento muchísimo, de verdad, y lo sabéis. Gracias por apoyarme pidiendo que continúe la novela. Aquí os dejo el 23, que debería de ser mucho mejor en proporción a la espera, pero es lo que hay. Muacccccc.
Os quiero.



-       No te estarás confundiendo de chica, ¿no?- pregunté pícaramente.
-       No, te aseguro que no, reconocería a alguien así en cualquier lugar.
Y me besó, dios, sus besos eran los mejores que había probado en toda mi vida. Y pasé mi lengua por su perfecta dentadura, y creí que estaba en el cielo. Y es que es muy probable que estuviera allí.
El beso pasó de ser tierno, a apasionado, y por un segundo quise hacer el amor allí delante, porque no me podía separar de él.
Se me olvidó el enfado de la noche anterior, se me olvidó la espera de su llamada durante aquel día, se me olvidó todo. Su presencia me hizo olvidarlo todo. Pero como siempre, mi móvil interrumpió la situación.
*Conversación telefónica*
-       Gabrielle, ¿qué quieres?
-       Tia, ¿cómo que qué quiero? Pero si estabas aquí y has desaparecido.
-       Escucha, luego te cuento, no te preocupes, estoy bien, ahora después os llamo- dije y tras esto colgué sin brindarle a Gabrielle la oportunidad de contestarme.
*Cierre conversación telefónica*
-       ¿Pasa algo?- preguntó Éric.
-       No, nada, nada más importante que besarte.
Y está vez le besé yo, manejé aquella perfecta sinfonía entre sus labios y los míos. Y al terminar, sin pronunciar ni una sola palabra, me cogió la mano y me condujo fuera de aquel sitio, a respirar aire, aire que nos acariciaba la cara, me hacía sentirme única, allí, con vistas de todo París, al lado del hombre más increíble que había conocido.
El tiempo pasaba rápido a su lado, demasiado, más de lo que las agujas pueden correr. Era tarde, y pensé que era probable que mis amigas estuvieran preocupadas, así que decidí entrar a buscarlas. Entramos de nuevo dentro y cada uno se fue para un lado como si no hubiéramos estado juntos en toda la noche. Antes de ir a buscar a mis amigas, decidí entrar al baño, la puerta estaba cerrada pero no con pestillo, por lo que pensé que tal vez no habría nadie dentro. Al abrir vi un pelo pelirrojo que me resultaba muy familiar. La chica estaba agachada, apoyándose en la tapa, metiéndose lo que supuse que era una raya. No pude evitar quedarme mirándola en la puerta, llorando. Era mi amiga joder, estaba arruinando su vida. Iba tan ciega que ni siquiera se dio cuenta de que estaba allí, hasta que me acerqué y le pegué una hostia con más cariño que odio. Luego le tiré toda aquella porquería al suelo mientras ella me chillaba sentada en el suelo. La cogí del brazo y la saqué fuera con movimientos bruscos. Estaba furiosa. La saqué fuera del local, supongo que porque sabía que empezaría a chillarle y no quería llamar la atención.
-       ¿Qué mierda hacías?- le pregunté realmente enfadada- bueno, que hacías no, eso ha quedado claro- en ese momento Margot me cortó abalanzándose sobre mí y dándome un fuerte abrazo.
-       Lo siento, de verdad, pero no, no estoy bien, necesito ayuda, no solo con esto, no solo con esto, no estoy bien…- repetía mientras lloraba- no se lo digas a las demás, por favor, no lo hagas.
-       Está bien, no lo haré.
-       Perdóname, y ayúdame por favor, sabes que eres la mejor de todas, que algunas de nosotras somos unas falsas, que no estamos siempre ahí, tal vez no seas con la que más tiempo paso, pero sabes que no tengo tanta confianza con nadie como contigo.
-       Venga, ya no sabes ni lo que dices, hoy duermes en mi casa, mañana hablaremos de esto.
Le mandé un SMS a Gabrielle.
* Margot y yo ns vams mañana t cuent. Tq*
Ayudé a Margot a subir a la moto, y nos fuimos a mi casa. Eran las 3 de la madrugada, por lo que mis padres no verían a Margot tan… puesta, por así decirlo.
Subimos a mi habitación, le dejé un pijama cualquiera y le di una valeriana con el fin de que se relajara un poco. Yo me acosté, y notaba como Margot tenía dificultad para dormir, estaba excitada, y yo no me podía ni imaginar que se podría haber tomado aquella noche. Por fin logré dormirme, y supongo que Margot también.
A la mañana siguiente, me desperté sobre las diez, al notar que Margot no estaba durmiendo a mi lado. Me levanté de la cama preocupada, la busqué por la habitación, por el baño pero nada, no la encontraba. Hasta que un ligero olor a marihuana me condujo hasta el balcón que estaba en mi habitación y tenía vistas al jardín. Margot estaba allí, fumando, así, bien temprano.
-       Margot, ¿no tuviste bastante ayer?
-       Esto es para relajarme Julie, necesito evadirme, no puedo más, de verdad te lo digo- dijo y se sentó en una de las sillas que tenía en el balcón, yo hice lo mismo.
-       Pero, es que no te das cuenta que estás echando tu vida a perder, ¿o qué?
-       ¡¿Qué no me doy cuenta?! Y por qué crees que hago todo esto, ¿eh? ¿Por qué?
-       Pues no lo sé, la verdad, eso es lo que me gustaría saber.
Una lágrima negra, y oscura, tanto como la cantidad de rímel que llevaba a diario recorrió su cara, manchando aquella enorme capa de maquillaje. Se la apartó de la cara, suspiró, y comenzó a contarme aquello que siempre había ocultado, aquello que desde hacía meses llevaba guardado.
Porque no es bueno encerrar la tristeza, cuanto más te encierras en ti mismo y finges felicidad, mayor será el golpe cuando explotes, cuando ya no puedas más, cuando te sea difícil ocultar el dolor. Porque cuanto más falsas hayan sido las sonrisas, mayor es la caída.

9 comentarios:

  1. uno de los mejores capitulos sin duda XD me encanta. Y no pienses qe dejamos de leerte porqe una historia tan buena nunca se olvida.
    :)

    ResponderEliminar
  2. 2 meses! 2 meses, día a día, pasando por aquí a ver si subias... porque en el fondo sabia que NO nos fallarías.
    Sigue escribiendo por favor, cada capitulo es mejor que el anterior :)

    ResponderEliminar
  3. SIGUIENTE ESTHER, SIGUIENTE. Ya iré yo a tu casa a cotillear capítulos;)

    ResponderEliminar
  4. Me encanta cómo te expresas, creo firmemente que deberías tener otro blog sobre reflexiones y cosas así además de todo este cuento, me encanta. y gracias por no abandonar mi blog y comentar a pesar que yo haya desaparecido. sos bienvenida para siempre, muy feliz año!!

    ResponderEliminar
  5. Noooooooo, que hermoso ,amo como escribis♥ gracias por pasarte ,muy lindo!

    ResponderEliminar
  6. Escribis hermosa, segui la novee. Por sierto, me di cuenta que tu eres believer, por la foto de perfil, y no dude en pasar por tu blog. Espero que tu tambien lo hagas.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta ,quiero sigiente no olvides en avisar <3

    ResponderEliminar
  8. Muy bonito! gracias por pasar por mi blog, espero tu visita. Un beso! que andes bien :)

    ResponderEliminar